Skip links

Tiempo Para Mamá

Por: Michelle Riviére.

Desde que mi hija cumplió 8 meses estoy  intentando establecer que el domingo pueda ser un día para mi sola. Desde la mañana hasta la noche, un día para mi; para cuidarme, para hacer las cosas que me apasionan sin estar corriendo por cosas de mi hija, un día de inspiración y de creaciones. Las que somos mamás sabemos que pensar en tener un día así es más bien como un sueño lejano y difícil de cumplir. Para mi no ha sido fácil, hasta ahora no me había podido tomar mas de 3 horas ya que sigo lactando a Alanna y tenia que estar con ella para las dos siestas que hace durante el día. También me costo un poco explicarle a mi esposo que quería tener un día a la semana para mi. Al principio creo que lo tomo como si lo estuviera excluyendo y con tristeza de no tenerme para los planes que hacíamos normalmente los domingos. Ahora no es que lo ponga muy feliz pero siempre al final del día ve lo recargada y feliz que llego y entiende que es un espacio que me hace bien, lo que lleva a que estemos bien como familia.

 Hoy quiero invitarlas a que experimenten por ustedes mismas lo que es tener un espacio para ustedes solas por más de 4 horas al día, donde no tengan que estar preocupadas porque el bebé se va a despertar o por quehaceres del hogar. Un día para bañarse por mucho tiempo, para arreglarse y cuidarse por horas, un día para leer de seguido, para comer una comida calientita con postre y cafe incluido, un día para salir de compras sin prisa, para ir a hacer esa actividad cultural que les gusta, para poner la música que aman a todo volumen,  para salir a correr, para bailar, para recuperar energías que invertimos en el cuidado de la vida de nuestro bebé, nuestra familia y nuestro hogar durante una semana completa.

Aquí les doy algunos tips que me sirvieron para crear espacio para mi :

 1. Hablar con mi pareja.

Decirle a mi pareja como me sentía y lo necesario que veía el poder tener un espacio de varias horas para mi, para trabajar en mis proyectos sin interrupciones y poder tener espacios de silencio y desconexión me ayudo a no sentirme culpable por no compartir con el o con su familia los domingos. Al principio me sentía mal y creía que su familia lo vería como algo raro. Pero nunca fue así y ahora ellos saben que los domingos son mis días y me apoyan todos con el cuidado de Alanna, disfrutando juntos más que nunca. 

2. Recordarle un día antes a mi pareja sobre “mi día”.

Después de hablarlo no esta demás un día antes a tener tu espacio decirle a tu pareja que recuerde que tendrás el día para ti para que se organicen y a la mañana siguiente te puedas ir sin sentirte mal. Recuérdale lo importante que es para ti este momento y para el compartir con el bebé tiempo de calidad juntos.

3. Nada de Culpa.

La culpa fue lo que más me costo soltar a la hora de tener mi tiempo. Cuando ya estaba en el rio con mi libro sola comenzaba a pensar que era una mala mamá por no estar con mi hija, pensaba si estaría llorando y buscándome para que la alimentara, pensamientos que no me dejaban estar en paz disfrutando el día que tanto había esperado. ¡Así que mamitas!, nada de culpa, nos merecemos este tiempo completamente. El trabajo que hacemos como mamás exige mucho tiempo y energía y para poder mantenernos estables y en balance requerimos de estos momentos. Además mostrarles a nuestros hijos desde pequeños la importancia de estos espacios les enseñara a mantenerse conectados con sus propósitos y a cuidar de ellos mental y emocionalmente.

4. Soltar el control.

Pensar que de pronto nuestro bebé no va a estar del todo bien con el papá y con otras personas que no seamos nosotras, no nos permite estar en paz cuando sacamos nuestros espacios. Poco a poco tenemos que aprender a confiar en las personas que aman a nuestros hijos y entender que no hay una sola manera de hacer las cosas si no miles y que cada persona de la familia puede cuidar del bebé. Para esto puedes alistar la pañalera del bebé el día antes y escribir algunas indicaciones de cosas que te preocupen para que todos estén enterados de los cuidados que no se pueden olvidar en el momento en que no estés.

 Cada vez que llego de mi día y veo a mi hija de nuevo, veo que ha expandido su conocimiento. Al entrar en contacto con nuevas maneras de hacer las cosas ellos también crecen y aprenden a relacionarse y desenvolverse de manera diferente a cuando tu estas presente.

 Así como a nosotras nos hace bien estos espacios para poder comenzar nuestras semanas recargadas y estables emocionalmente, nuestra pareja y familia refuerzan vínculos y se sienten importantes al sentir que confiamos el cuidado del bebé a ellos por un largo periodo sin estar nosotras presentes. También nuestro bebé tiene un espacio más allá del “mundo mamá” en el que viven normalmente y aprenden a cuidar su espíritu mediante tu ejemplo.

 ¿Que dicen? ¿Se atreven a sacar un día para ustedes solas?

Texto de: www.thebloomingmama.co

Leave a comment

Name*

Website

Comment

  1. Fantástica reflexión. Cuidarse a una misma es lo más importante. Si una no está bien, en calma y feliz, ¿cómo va a estar ahí para el peque y los demás miembros de la familia? En cualquier caso, en cualquier momento de la vida, tenemos que tener tiempo de caliad con y para nosotras mismas 🙂